Hola

Soy Maria Tornero

 

 

Nací el 21/09/85  pesando tan solo 2.5 kilitos, arrugada, morena y con mucho pelo.

Conforme fui creciendo y evolucionando, mi pensamiento e imaginación fueron imparables.

Siempre ligada al arte, empecé decorando las paredes de mi habitación, más tarde tuve un caballete heredado de mi abuelo donde ubicaba mis lienzos. Hasta entonces mi relación con la fotografía había pasado de cámaras de gusanos a desechables para fotografiar los conejos de la granja escuela. Y fue allí donde mirando a los conejos me di cuenta de su poder, podría plasmar en imágenes todos mis recuerdos y los recuerdos de los otros.

Pasé de los conejos a los gatos…

No sería hasta mi adolescencia donde decidí estudiar fotografía de forma profesional, dejando la pintura que tanto me había enseñado de luces y sombras. Todos tenemos ideas e idealizamos las cosas, aunque sea inconscientemente. Nunca pensé que terminaría haciendo bodas, bautizos, comuniones. Me enseñaron que si quería vivir de la fotografía ese sería mi camino. Lo intenté, pero sentía dentro de mí, que no era lo que me apasionaba. Fue entonces cuando me colé en un ensayo de mi hermano, estaban ensayando para un estreno de Danza contemporánea. Empecé a disparar al ritmo de la música, dejándome llevar… Nunca olvidaré esa experiencia. Allí entendí lo que haría y a partir de ese instante me especialicé en las artes escénicas.

Cuando realizo estas fotografías me siento más viva que nunca y aunque a veces no sea el camino más directo o más fácil, es lo que yo he elegido. No obstante, no dejo de trabajar en diferentes reportajes y con diferentes personas, todos los aprendizajes son bienvenidos.